Verde Pimienta | QUIÉNES SOMOS
1134
page,page-id-1134,page-template-default,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-5.3,wpb-js-composer js-comp-ver-4.5.3,vc_responsive
verde-pimienta-01
verde-pimienta-07
verde-pimienta-02
verde-pimienta-03
verde-pimienta-05
verde-pimienta-04
verde-pimienta-06
verde-pimienta-08
Verde Pimienta

Cuando abrimos VerdePimienta en 1993, nos atraía hacer experimentos, con colores, con las flores, con la técnica… pero cuando verdaderamente empezamos fue cuando conocimos a los clientes, ese momento fue mágico para nosotros, desde entonces sigue siendo lo más importante. Cada arreglo de flores es una expresión de lo que queremos transmitir para lo cual siempre hacemos partícipes al cliente en la elaboración del ramo. Los motivos pueden ser varios por ternura, por amor, para pedir perdón, por agradecimiento, por dolor o alegría, para celebraciones y hoy en día gracias a la gran variedad de flores tanto a nivel nacional como internacional podemos conseguir acertar casi siempre.

Por mediación de los clientes hemos visto que las flores es algo muy necesario, ¡Los sentimientos están a flor de piel! No es una tienda, es un lugar donde se gestionan sentimientos y partimos de la base que las flores dan alegría.

Desde hace unos años se incorporó mi hijo, con él ha cambiado nuestro ámbito de influencia así como nuestro trabajo, todo se ha modernizado mucho pero mantenemos la esencia, una atención personalizada. Por petición popular hemos ampliado en líneas nuevas de negocio, como por ejemplo,  gracias a la web podemos vender flores a nivel nacional; en nuestro taller impartimos cursos de flores donde pasar una tarde maravillosa aprendiendo y divirtiéndose; y hacemos muchísimas decoraciones para eventos de empresa o bodas.

A lo largo del año existen millones de ocasiones para regalar pero si hay que destacar una es el día de la madre, nos enternece ver como vienen a regalar y escribir una tarjeta a su madre. Es emocionante ver como un niño rompe su hucha para regalar unas flores a su madre o como un señor se pone nervioso por no saber que escribir a su mujer y como imitar las firmas de sus hijos.

En VerdePimienta no vendemos flores, vendemos “te quieros”, “enhorabuenas” y a veces también “lo siento”.

Este es nuestro trabajo, ¿existe alguno mejor?